En resumen

Arcópoli te puede proporcionar:

  • En el momento de la agresión:
    • Si necesitas hablar, tenemos especialistas.
    • Si necesitas consejo sobre cómo actuar, simplemente llámanos.
    • Si necesitas que te acompañemos a Comisaría o al Hospital, lo haremos.

  • Después de la agresión:
    • Te podemos asesorar jurídicamente sobre qué y cómo denunciar.
    • Te podemos acompañar a la Comisaría y ser tu acompañante para entrar a denunciar.
    • Tenemos gente preparada para realizar counselling y poder sentirte mejor.

  • Mucho después:
    • Seguimiento de la denuncia en el juzgado.
    • Proporcionarte un abogado/a gratuito especializado en Delitos de Odio.
    • Aconsejarte sobre cómo tratar con los medios y gestionártelo si quieres realizar denuncia social.

En el momento de la agresión

Cuando sufres una agresión, lo primero eres tú. Debes intentar recuperar la calma. Si te sientes mal o ha habido cualquier agresión física que pueda requerir atención médica, llama al SAMUR. El teléfono de Emergencias en la Comunidad de Madrid es el 112. Si estás solo, puedes contactar con un amigo o amiga para que venga a acompañarte o si quieres puedes llamarnos a Arcópoli e intentaremos llegar adonde estés

Si estás bien y sospechas que los agresores pueden estar cerca, llama a la Policía Nacional (091) o a la Policía Local (092) para que acudan y puedan tratar de localizarles y así identificarles. Además, en el caso de que se queden por allí, puedes solicitar a la Policía que te acompañe a la Comisaría de Policía más cercana para que los agresores no vuelvan a acercarse a ti. Recuerda que a los agresores no les pueden detener salvo si les sorprenden agrediendo, por lo que solo podrán identificarles y hacerles unas preguntas. Pero esto es algo fundamental a la hora de interponer la denuncia.

Si los agresores se han ido corriendo y no necesitas atención médica, lo mejor es que llames a algún amigo o amiga, o a Arcópoli (618 547 166), y te desahogues y lo cuentes, para poder sentirte mejor y tranquilizarte. Y si tienes fuerzas, puedes acudir a la comisaría de Policía más cercana a interponer una denuncia.

Te recomendamos que no publiques lo que te ha pasado en redes sociales. A veces sentimos la necesidad de denunciarlo públicamente, pero las redes sociales son virales, y después es más fácil que te agobien todo tipo de comentarios. Es mejor dejar a una asociación que haga la denuncia social pública, porque tú eres la víctima, y en este momento lo fundamental es tu seguridad y tranquilidad.

Toda difusión pública puede tener efectos en el procedimiento penal. Las asociaciones podrán coordinarse con los abogados para que no entorpezca el procedimiento.

Si has sido testigo, no dudes en escribirnos también. Gracias a tu labor de denunciar lo que has visto, podemos intentar llegar a la víctima y poder ayudarla. La colaboración ciudadana es imprescindible

Si necesitas atención médica

Puedes ponerte en contacto con Arcópoli (618 547 166) y te acompañaremos al hospital para que te atiendan y, si es necesario, curen las heridas o hematomas. Es muy importante, en el caso de que sufras cualquier agresión física, que un profesional firme un parte médico para poder evaluar los daños que has sufrido, para en el caso de que haya juicio, pueda adjuntarse prueba documental de la agresión.

En el Hospital de La Paz está en marcha el protocolo de atención a víctimas de agresiones por delitos de odio SIVIVO. SIVIVO es un proyecto de investigación en salud mediante el cual se ha puesto en marcha un SIstema de VIgilancia de Violencia de Odio que estará operativo de 2014 a 2016 en el Servicio de Urgencias del Hospital de La Paz, para dar una atención específica y pormenorizada a las agresiones de delitos de odio. Es muy recomendable que, si tienes la oportunidad de ir a este hospital, acudas a él.

Si quieres denunciar

Para denunciar, lo primero que has de saber es que cuanto antes se haga, más útil será para la policía a la hora de proceder a la investigación. Por ejemplo, algo clave son las cámaras de vigilancia que hay por las calles y que en caso de empezar la investigación rápidamente, se pueden solicitar antes de que se borren. Cuando vayas a denunciar, es muy importante que tú como víctima les detalles por qué piensas que es un delito de odio:

* Si te llamaron cualquier palabra peyorativa sobre ser lesbiana, gay, bisexual o transexual.

* Si hicieron cualquier movimiento riéndose de ser afeminado (para hombres gais o bisexuales) o ser más masculina (para mujeres lesbianas o bisexuales) o cualquier referencia a tu condición de transexual aunque sea indirecta.

* Cualquier otro indicio que tú notases por el que te atacasen y creas que te escogieron por ser lesbiana, gay, transexual o bisexual (estar saliendo de un local de ambiente, ibas agarrado de tu amigo/pareja, ibas agarrada de tu amiga/pareja, llevabas cualquier indicativo de visibilidad como un pañuelo o chapa arcoíris…)

Pero aunque no hayas denunciado inmediatamente, no te preocupes, porque puedes ponerla más adelante. No es necesario que sea en el mismo momento ni al día siguiente. Y siempre es imprescindible interponer una denuncia, porque si no se denuncia, a todos los efectos es como si no hubiese ocurrido. Las denuncias se pueden realizar en varios sitios. Arcópoli te puede acompañar a que la interpongas. En el estatuto de la víctima hay una figura del "acompañante" que nos permite entrar contigo a denunciar, para que este paso sea lo más agradable posible, o al menos te sientas arropada/o.

Hay varias formas de interponer la denuncia:

Ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad

En la Comisaría de Policía Nacional más próxima (en ciudades que la tengan como Madrid o Fuenlabrada) o la Unidad de Policía Local correspondiente. Si en tu localidad hay Guardia Civil, también puedes tramitar la denuncia en el Cuartel que te pille más cercano. Puedes elegir a cual ir. Es lo más rápido para luego poder comenzar la investigación.

Ante la Justicia

También puedes interponer una denuncia ante los propios Juzgados de Guardia de tu localidad. Es lo más apropiado en el caso que quieras denunciar cualquier abuso policial o mal trato que se haya producido a causa de tu orientación sexual o identidad de género.

Ante la Fiscalía

Para casos especiales, se puede interponer la denuncia ante la Fiscalía de Delitos de Odio de tu provincia. En el caso de Madrid, Arcópoli tiene una relación fluida con la fiscal y te podemos acompañar a que pongas la denuncia. Es muy útil para casos donde quieres salvaguardar tu confidencialidad, por ejemplo si estás en el armario y no quieres ir a la Policía Municipal o la Guardia Civil de tu pueblo por si alguien se entera.

Si necesitas asesoría legal

En el caso de que ya hayas denunciado o vayas a denunciar y quieras saber algo más sobre las figuras penales, o si tienes que ir por la vía administrativa o la civil, puedes escribirnos y desde el Gabinete Jurídico de Arcópoli te podemos resolver las cuestiones necesarias a cualquier duda de esta índole que te surja, así como podemos proporcionarte un abogado especializado en delitos de odio y gratuito para tu caso, si es necesario ante un juicio.

Si no necesitas nada de lo anterior

Aunque no necesites nuestra ayuda, es muy útil que nos hagas saber lo que te ha pasado, porque desde Arcópoli llevamos un registro de incidencias homófobas, tránsfobas o bífobas y nos interesa saber qué ocurre en nuestra comunidad, dónde y cuándo, para poder trazar estrategias y conseguir combatirlo. Además a la hora de presentar nuestras cifras de incidencias es imprescindible contar con vuestra colaboración, para poder tener una idea real de lo que está ocurriendo ahí fuera y solicitar los recursos para poder tratarlo de la forma más eficiente.

Los incidentes los utilizaremos de forma anónima y absolutamente confidencial para labores de registro y difusión con el único objetivo de denunciar socialmente los delitos de odio